0 comentarios / Publicado en por Erika Salazar

Aromaterapia para personas con autismo

Los aceites esenciales llegan al cerebro a través de las moléculas de olor por inhalación. Cuando lo inhalamos en las fosas nasales (poniendo el aceite esencial en un pañuelo o en un difusor en el ambiente) conseguimos la estimulación o relajación  de los neurotransmisores saludables del cerebro, dependiendo las esencias que vayamos a utilizar.

Influyen principalmente en el sistema límbico que regula las funciones del cuerpo y las emociones.

Mezcla de aceites esenciales Balance®

Es perfecta para reconectarse con sus raíces y dejar escapar a través de la desconexión. Esta mezcla recuerda que se pueden alcanzar los sueños y deseos si permaneces enfocado en el objetivo hasta materializarlo.

Aceite esencial de Madera de Cedro

Especialmente indicado en niños o adultos nerviosos, o con  hiperactividad. Tiene alto contenido de sesquiterpenos, compuestos químicos que estimulan la función cerebral  y la sinergia mental. Lo mejor para facilitar el establecer vínculos dentro de grupos sociales.

Aceite  esencial de Incienso

El rey de los aceites esenciales es el mejor para reafirmar la autoestima y la seguridad en uno mismo, además es estupendo para emular la sensación de sentirse amado y protegido.

Aceite esencial de Lavanda

El aliado perfecto para calmar la mente y olvidarse del estrés emocional. Calma los sentimientos de miedo, enojo y fomenta la receptividad.

 

Aceites esenciales cítricos

El aceite esencial de Limón, Mandarina y Naranja son ideales para estimular la mente y mejoran el enfoque. Estos aceites son de gran ayuda para mantener la concentración en las cosas que se realizan y también para saber proyectarse.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios del blog son revisandos antes de ser publicados